EL ALCALDE DILAPIDA EL DINERO DE TODOS EN UN FESTIVAL PRIVADO Y QUE NO REPORTA INGRESOS A TOBARRA AL TIEMPO QUE CASTIGA A LAS ASOCIACIONES LOCALES

El Alcalde de Tobarra y líder de los socialistas tobarreños, Manuel Valcárcel, ha vuelto a dilapidar el dinero de todos los tobarreños en la organización y montaje del festival de rock Aupalumbreiras, cuyos beneficios recoge una empresa privada, sin que aporte ni un céntimo a las arcas municipales, y ha castigado a las asociaciones locales que han intentado obtener un beneficio de esta celebración imponiéndole unos impuestos desmesurados.

El Alcalde de Tobarra ha vuelto a poner todos los recursos del Ayuntamiento, como pueden ser trabajadores, maquinaria y combustible, personal de los planes de empleo, dinero, etc., en la organización y montaje de la última edición celebrada en Tobarra del festival de rock “Aupalumbreiras”, promovida por una empresa privada a la que nunca, y en esta ocasión tampoco, le ha pedido que participe en los gastos. Al contrario, con el dinero de todos los tobarreños han llegado a pagar facturas de gastos y horas de personal exclusivos de la organización. De las ediciones anteriores no han presentado las cuentas reales y nunca han informado a los tobarreños del coste que supone para todos los contribuyentes este espectáculo privado. De esta edición tampoco.

Como excusa y coartada para esta forma de actuar, en ediciones anteriores, el Alcalde y su Equipo de Gobierno, han declarado que es por los innumerables ingresos que el Festival “Aupalumbreiras” supone para los comercios y las asociaciones locales. Pero los comerciantes que se han dirigido, y otros que han sido consultados, al Partido Popular niegan que esto haya sido así. En cuanto a las asociaciones locales el descontento existente no puede ser mayor debido a que las que han intentado trabajar esos días para aprovechar la afluencia de gente han tenido que pagar unos impuestos y aceptar unas condiciones que muchas han considerado como inaceptables e inasumibles.

Una inmensa mayoría de tobarreños está harta de ver como el Ayuntamiento mantiene las calles llenas de baches, de oír al Alcalde decir que no pueden atender sus peticiones porque no hay dinero y de padecer la parálisis municipal en la que está sumida Tobarra por un lado y por otro tener que soportar que se despilfarren los impuestos que tanto les cuesta pagar y que empleen en una celebración que no aporta nada a su pueblo ni a sus intereses.

Pero lo que más molesta a los tobarreños, por mucho que el Alcalde mantenga otro discurso, es que intente tomarles por tontos al espetarles arengas y excusas demagógicas por un lado y por otro mantenga un desprecio para todo lo que suene a vecinos tobarreños pidiendo que defienda sus intereses.

Es intolerable que el Alcalde esté destruyendo la Semana Santa tobarreña, declarada de interés turístico nacional desde hace 22 años, al dejarla de lado en muchísimos aspectos y que despilfarre dinero y recursos para actuaciones que los tobarreños ni sienten como suyas ni de las que perciben ningún beneficio.

También es intolerable que el Alcalde desprecie los intereses y las necesidades de los tobarreños que le pagan el sueldo a el y a su Equipo de Gobierno y se desviva, enorgulleciendose de ello, por los intereses de empresas privadas que no tienen nada que ver con Tobarra. Cuando unos gobernantes entregan el interés general al servicio de unos pocos condenan las instituciones públicas al servilismo.